El puma

¡Si me preocupara por lo que dice la gente!, ¡no debería salir de mi guarida! Me dijeron que era un león pero más chico, que parezco una pantera pero que no lo soy, que soy un gato grande... se han dicho tantas cosas de mí!

 

Yo los miro desde arriba de un árbol y sigo durmiendo.

Pero tengo mi propia historia y nace mucho antes de que llegara el hombre blanco a América. Yo aquí, era un rey. Desde el norte de América hasta el Estrecho de Magallanes, bien al sur de Argentina, toda esta era mi casa.

Ficha ténica:

Nombre común: puma, león americano, pangui o chrapial (le decían los mapuches), etc.

Nombre científico: Felis concolor

Distribución: Casi todo el territorio americano, desde Canadá hasta el estrecho de Magallanes.

Hábitat: En Argentina, si bien se adapta a todos los terrenos, prefiere los límites entre el boque y las llanuras.

Costumbres: Carívoro (sobre todo le gusta la sangre de sus presas), aunque también ingiere vegetales.

Nunca fui un mimado y me adapto a una región seca y árida como en la Patagonia, o puedo vivir entre los árboles en plena selva misionera. Ahora, si me preguntan cuál es mi debilidad, ¡dormir! Me la paso casi todo el día durmiendo. No hay nada que me guste más que acostarme en una rama bien alta de un árbol, entre el pasto o en una cueva, y entregarme a los brazos de Morfeo.

Pero, apenas cae el sol, salgo a buscar mi alimento. En mi menú figura desde la vizcacha, el ñandú, el ciervo, el tapir, algún mono que se refugia en lo alto de una rama en plena selva chaqueña, y cuando el hambre aprieta, algunas vacas o chivas.

Soy un solitario y, si no llueve o truena, puedo caminar hasta 40 kilómetros en una noche buscando mi alimento. Cuando veo a mi presa, me acerco sigiloso, apoyando mis manos y mis patas con mucho cuidado para no despertar sospechas, y, cuando estoy a un metro, pego el salto, arrojo un manotazo con mis impresionantes garras, muerdo con mis poderosas mandíbulas y asunto terminado.

No es de agrandado pero, cazando soy el mejor. Y si no me creen pregúntenles a otros. Cuando estoy corriendo a una presa, puedo saltar hasta 12 metros de largo, subirme a un árbol sin problemas, y puedo bajar de un solo salto de una rama a más de 15 metros del piso.

Igual que ustedes, los hombres, no me gusta que “entren sin golpear”. Por eso, cuando escucho las noticias de que me andan buscando porque me comí una vaca o unas chivas, y que están muy enojados conmigo, la verdad es que no los entiendo. ¡Si los que entraron sin golpear fueron ustedes!

Es más, hay quienes se divierten cazándonos. Yo, por las dudas, cuando veo una jauría de perros huyo y puedo correr hasta 12 horas seguidas. Si me las veo muy mal, uso el ingenio y vuelvo sobre mis huellas para despistar a mi enemigo.

Pero casi nunca salgo bien parado cuando me persiguen. Tengo muchas historias tristes de hermanos muertos por las balas, las trampas, o encerrados en jaulas.

Por eso, si se enoja porque me como algún ganado, acuérdese que usted entró a mi casa sin permiso y yo no le dije nada.

Adriana García

(Publicado en la sección EcoChicos, del suplemento ECO N° 45)

 

Fuentes:
“Fauna Argentina", Centro Editor de América Latina
Rev. Vida Silvestre N° 54, "Gato de América", texto y Foto: R. Cinti.

Imprimir Correo electrónico

PUB GLP

INFORMES ESPECIALES

El Atuel por Internet

Durante casi 70 años cientos de personas y miles de animales y plantas vieron afectadas sus vidas cuando las aguas del...

Luz verde para el campo

Las cooperativas de La Pampa son las encargadas de conectar el servicio eléctrico a los campos pampeanos. Sin embargo...

Ganadería Camélida

Vacas, ovejas, chivas, cabras… millones de cabezas de ganado pastan en suelo argentino. La actividad ganadera es clave...

Plantas que desaparecen

Investigadores censaron unas 1.800 especies de plantas argentinas, muchas de las cuales se encuentran amenazadas. El t...

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cicatrices del fuego

El fuego deja marcas en los troncos de los árboles. La investigadora Andrea Medina analizó las cicatrices registradas ...

250 años de caldenal

Un equipo de investigadores reconstruye la evolución de la fisionomía de caldenales de La Pampa, junto con el análisis...

Efectos del fuego sobre el bos…

El trabajo Efecto del fuego sobre la fauna edáfica en un área del Caldenal de la provincia de La Pampa, analiza la inf...

Bajo la sombra de los árboles

El ingeniero forestal Juan Lell analiza la importancia del arbolado en las ciudades y su contribución en una mejor cal...

Herviboría de vizcachas

Durante los meses de mayo y diciembre de 1993, investigadores de la Universidad Nacional de La Pampa, estudiaron los e...

Propiedades de huesito de gall…

Científicos de la UNLPam estudian las propiedades farmacológicas “huevito de gallo” o “uvita”, una planta que crece en...

25 años del ECO

Lectores comprometidos

Son notorios los ecos del ECO en estos 25 años. Como la campaña educativa para ayudar a conservar los últimos cardenal...

Historia ambiental pampeana

Hoy, hablar del ECO equivale a escribir sobre 25 años de la historia ambiental pampeana en primera instancia y del mun...

Periodistas "verdesx1mes…

ECO celebró 25 años y, entre las actividades desarrolladas se realizó un curso de “periodismo para adolescentes”. Con ...

El dueño de las pampas

El Caldén, es un árbol bien pampeano, autóctono, sagrado para los pueblos originarios. Este ejemplar solo se encuentra...

BIODIVERSIDAD

El cardón

En el medio de las piedras rosadas de las sierras del Parque Nacional Lihué Calel, crece un cardón que, Graciela Alfon...

La cortadera

Es una planta nativa de Argentina, Brasil, Chile y también Uruguay. Cuando soplan los vientos, los “plumeros” o “plume...

Pasionaria

Salí a caminar por el bosque en estos días de otoño, y noté que los árboles ya han perdido sus hojas. El verde se ha d...

Download Free Premium Joomla Templates • FREE High-quality Joomla! Designs BIGtheme.net