La cortadera

Es una planta nativa de Argentina, Brasil, Chile y también Uruguay. Cuando soplan los vientos, los “plumeros” o “plumerillos” se balancean dibujando “un ancho mar”…

Tengo imágenes en la memoria, de las lomadas en los caminos, y en los bajos, a unos metros de la banquina, las cortaderas blancas, estiradas hacia el cielo, con esos “penachos” moviéndose de aquí para allá.

Y las tengo en mi memoria porque son de esas plantas a las que uno no puede dejar de mirar. Son altas, esbeltas, y se mueven lentamente con la menor brisa, como danzando.

Donde crecen seguro que hay agua. De hecho, cuando las napas están muy cerca se las ve, y también, rodean las aguadas, o en las orillas de los ríos. Por estos tiempos, en que el agua abunda en los campos produciendo inundaciones, se la ve más seguido formando extensos cortaderales.

Es habitante de la pampa argentina aunque, según cuenta Guillermo Covas, también crece en Uruguay, sur de Brasil y Chile, y hay países del Norte donde se luce en los jardines. Hoy, es una planta recomendada por los decoradores. Por eso, es habitual encontrarse en algún rincón de una casa o comercio, dentro de algún cacharro de barro, con las cañas y sus penachos florecidos.

Los Mapuches, habitantes naturales de estas pampas, le atribuían poderes ocultos. El rancül, como también le decían, era colocado en la cabeza “para ahuyentar los espíritus malos”. Esteban Erice cuenta además, que sus largas varas eran utilizadas para techar las viviendas.

Aunque crece en lugares donde las napas están cerca de la superficie, o en tierras húmedas, es una planta que soporta muy bien la sequía. Las hojas, largas y aplanadas, tienen sus bordes cortantes, de donde proviene su nombre. Forma matas tupidas que alcanzan los dos metros de altura.

En el verano, comienza a florecer y, en la punta de las cañas, se ven los penachos florecidos de hasta 70 centímetros de largo. En el Parque Nacional Lihuel Calel, en los bajos, crece otra especie de cortadera, un poco más pequeña, pero muy similar a las que habitan en el centro de Argentina.

Si algún día estás en medio de las sierras de Lihuel Calel, o pasás por un bajo donde hay grandes cortaderales, esperá que el viento se acerque y observá cómo se mueven... parece un mar tranquilo.

Ilust. lámina: Instituto de Botánica Darwinion / CONICET

Imprimir Correo electrónico

Ediciones del ECO

ECO 211

...

ECO 212

...

ECO 213

...

ECO 214

  ...

ECO 215

...

ECO 216

...

ECO 217

...

ECO 218

...

ECO 219

...

ECO 220

...

ECO 221

...

ECO 222

...

ECO 223

...

ECO 224

...

ECO 225

...

ECO 226

...

ECO 227

...

ECO 228

...

ECO 229

...

ECO 230

...

 

 

BIODIVERSIDAD

El peludo

¿Conocen al Peludo Valentín? "Tiene cueva de dos pisos/ Es pocero y albañil/ Mira La Pampa de abajo,/ Vive junto a su ...

Chicharras

Algunos las llaman cigarras, otros prefieren llamarlas coyuyo, a mi me agrada decirles chicharras. Los tres nombres so...

El puma

¡Si me preocupara por lo que dice la gente!, ¡no debería salir de mi guarida! Me dijeron que era un león pero más chic...

Mas Leídas

Mina de sal

En Mendoza (Argentina), se propone extraer cloru...

Un viaje de ida

Informe: Todo por 2$: En Mendoza (Argentina), ...

Acuíferos en Argentina

La mitad de Argentina se abastece de acuíferos i...

El libro de los animales y las plantas p…

40 láminas de animales y plantas de la región pa...

Bioclimatología

Ahorro económico, ahorro ambiental, acceso al co...

Residuos Patológicos

Más de mil doscientos kilos por día de residuos ...

Taller en Exactas

En la última semana de octubre comienza el taller ...

Desmonte en El Bolsón

Greenpeace manifestó su oposición al desmonte qu...

Download Free Premium Joomla Templates • FREE High-quality Joomla! Designs BIGtheme.net