Otoño en el monte

¿Qué puede hacer un hombre en el otoño y en el monte?
Caminar, por ejemplo. Internarse en una selva de rocío y maravillarse con la figura desgarbada de un caldén o con el aroma que el amanecer arranca en los claros más iluminados.

Un hombre en el monte y en otoño, puede inundar sus ojos de colores. Los verdes, pardos y esmeraldas que danzan una suave melodía de luces encendidas que ni siquiera el invierno se atreve a oscurecer.

Un hombre puede detenerse a escuchar la sinfonía más monumental, las bellas y estridentes melodías de los cantos del monte en el otoño.

En la espesura una calandria llama y su voz reverbera en los confines mientras un coro de loros charlatanes difunde ese programa en otros lares.

Dicen, por ahí, que aquí es donde habita la poesía y no estará de más mirar al cielo para encelestarse el alma o asombrarse con ese resplandor que modela el horizonte cuando la noche se despide hasta mañana.

Aquí, la vida es vida. Y, a veces, en otoño la vida se encuentra enamorada.

Un reclamo de amor desesperado se puede escuchar en madrugada.

Son urgencias, lamentos, los síntomas de una pasión que estalla.

Y sucede en abril, para que la naturaleza confirme sus demandas.

Así, pues, un hombre en el monte y en otoño tiene la chance de ser espectador de sinfonías, asistente a una muestra plástica de avanzada, anfitrión del sol, peatón de los senderos con mágicas cortezas yaciendo perezosas en la tierra.

Un hombre puede contemplar la maravilla de la vida y también, si se le antoja, detenerla.

(Texto de Pinky Pumilla, del Programa “Un poco de Cultura”)

 


Imprimir Correo electrónico

Ediciones del ECO

ECO 211

...

ECO 212

...

ECO 213

...

ECO 214

  ...

ECO 215

...

ECO 216

...

ECO 217

...

ECO 218

...

ECO 219

...

ECO 220

...

ECO 221

...

ECO 222

...

ECO 223

...

ECO 224

...

ECO 225

...

ECO 226

...

ECO 227

...

ECO 228

...

ECO 229

...

ECO 230

...

 

 

BIODIVERSIDAD

El peludo

¿Conocen al Peludo Valentín? "Tiene cueva de dos pisos/ Es pocero y albañil/ Mira La Pampa de abajo,/ Vive junto a su ...

Chicharras

Algunos las llaman cigarras, otros prefieren llamarlas coyuyo, a mi me agrada decirles chicharras. Los tres nombres so...

El puma

¡Si me preocupara por lo que dice la gente!, ¡no debería salir de mi guarida! Me dijeron que era un león pero más chic...

Mas Leídas

Mina de sal

En Mendoza (Argentina), se propone extraer cloru...

Un viaje de ida

Informe: Todo por 2$: En Mendoza (Argentina), ...

Acuíferos en Argentina

La mitad de Argentina se abastece de acuíferos i...

El libro de los animales y las plantas p…

40 láminas de animales y plantas de la región pa...

Bioclimatología

Ahorro económico, ahorro ambiental, acceso al co...

Residuos Patológicos

Más de mil doscientos kilos por día de residuos ...

Taller en Exactas

En la última semana de octubre comienza el taller ...

Desmonte en El Bolsón

Greenpeace manifestó su oposición al desmonte qu...

Download Free Premium Joomla Templates • FREE High-quality Joomla! Designs BIGtheme.net